La pequeña Boo protagonizó este anuncio para un medicamento contra los parasitos externos. Debía rascarse la oreja y el cuello simulando picores.

Anuncio Boo